RELATED

18 Fotos con las que la Gente de Muslos Gruesos no Quiere Relacionarse, pero lo Hacen

MAR 23, 2020 AT 02:45 PM

2114

Mis pantalones pasaron de rasgados a Q.E.P.D.

1. Si tú, como yo, eres miembro oficial del increíble club del muslo grueso, entonces sabes que los pantalones son RUDOS.COMO.EL INFIERNO.

2. Todos estamos aquí tratando de vivir nuestras vidas, beber suficiente agua, lucir fabulosos y ser felices...

3. ...pero aparentemente nuestros pantalones ¡no tienen NADA de eso!

4. Todos conocemos ese escalofriante primer momento en el que casualmente pasas tu mano en el interior de los pantalones y notas que la tela empieza a traicionarte.

5. Lloras un poco interiormente porque son tus vaqueros favoritos, pero los usas de todas formas porque, como yo, estás seguro que nadie se dará cuenta.

6. Pasan dos semanas, y mientras te ocupas de tus asuntos, miras hacia abajo para ver tu propia piel mirándote fijamente.

7. Tu recientemente expuesto muslo está ahí, burlándose de ti, y rogándote que te pongas un nuevo par de pantalones.

8. ¡Pero igual te sobrepones porque no fuiste criado para ser un desertor!

9. "Esto es la moda", te dices a ti mismo. "¡Los vaqueros rotos están de moda!". Casi empiezas a creerte tu propia mentira.

10. Eso es, hasta que entras en un coche de la manera equivocada. Te olvidas de que llevabas esos pantalones y, aunque normalmente eres muy cuidadoso, haces un movimiento desafortunado y el muslo de tu pantalón se abre hasta el culo.

11. Y aquí es cuando comienzas a aceptarlo. Los pantalones están arruinados. Pero no, ¡tú no!

12. Vas y compras unos de esos parches baratos que se fijan con la plancha o un pequeño juego de costura y te pones a trabajar como los ratones de Cenicienta.

13. Y claro, funciona por un segundo. Palabra clave: segundo.

14. Te sientas, el parche se cae, los pantalones se rasgan aún más, y la piel de tus muslos sonríe como si supiera lo que acaba de hacer.

15. Esto es todo. Los pantalones están muertos, y finalmente aceptas su destino.

16. Así que derramas una lágrima invisible, los tiras y te diriges a la tienda.

17. ¿Para hacer qué, te preguntas? Comprar el mismo par de pantalones que literalmente se rompió.

18. Claro, probablemente se volverán a rasgar en unos meses. ¡Pero al menos hacen que tu trasero se vea realmente bien!