30 Chicas Que Deberían Haber Participado En El Miss Mundo
¡Estas Mujeres Adelgazan Sin Hacer Dieta! Sigue Estos Trucos

Tres tipos de patadas que todo hombre debe saber (incluso si nunca pelea)

FEB 09, 2020 AT 02:08 PM

Muchos hombres están seguros de que nunca se verán inmersos en una situación difícil. Pero todo verdadero hombre debe aprender a protegerse a sí mismo y a su mujer.

Por ejemplo, un accidente en carretera o unos chicos jóvenes y salvajes en una calle oscura. Aunque todo el mundo entiende que la vida es impredecible, igual tendemos a pensar que nunca tendremos que luchar por salvar nuestra vida.

Deja de mentirte a ti mismo. Incluso el mejor diplomático no podrá resolver toda situación pacíficamente. A veces alguien querrá tener un conflicto contigo y no puedes hacer otra cosa que protegerte o incluso atacar antes de que te metas en peores problemas.

Casi todos los hombres que vivieron experiencias similares creen que saber cómo pelear les permitió mantenerse vivos. Propongo que aprendas tres patadas simples que pueden aumentar tus posibilidades de ganar una pelea callejera.

1. Patada frontal

Es un movimiento clásico que te ayudará a protegerte cuando estás siendo atacado por alguien. Es muy simple y efectivo en una pelea callejera. Es muy importante, especialmente cuando eres más débil que tu oponente.

Tu objetivo es patear la pantorrilla de tu oponente usando tu pie. La patada debe ser corta y rápida. Utiliza tu zapato, ya que hará que la patada sea aún más eficiente. Es muy posible que esto acabe con el conflicto, dándote el tiempo suficiente para abandonar el lugar.

Sencilla y eficiente.

2. Rodilla a la ingle

Otra forma eficaz y sencilla para neutralizar a tu oponente es dándole una patada en la ingle con tu rodilla. Es muy eficaz cuando tu oponente se acerca a ti y te provoca de cerca. Es muy inesperado utilizar tu rodilla en ese momento.

Una de las ventajas más importantes es que tu rodilla está muy cerca de la ingle de tu oponente. Por lo tanto, no fallarás. Esta es una regla de oro en defensa personal.

3. Al cuello

Usa tu mano con el fin de tomar a tu oponente por el cuello. Solo saca tu pulgar y métele una patada al cuello. Cambiará la respiración de tu rival y centrará su atención en el auto-rescate. Incluso si el golpe no es muy fuerte, obtendrás los resultados que necesitas.

Lo mejor es que tu oponente no pueda atacarte en este momento. Apunta a su manzana de Adán y no pienses en la fuerza de la patada. Si no te dio el resultado que necesitabas, solo sigue sosteniendo a tu oponente alrededor de su cuello.

Espero que te hayan gustado nuestras lecciones sencillas de defensa personal. Asegúrate de que puedas protegerte a ti mismo para que seas el que manda en cualquier situación.